L'ORNITONIGMA

dimecres, 31 d’agost de 2011

Corriols pit-rojos

Després de tot un estiu fora de Catalunya, no vaig poder tenir millor benvinguda que la que vaig rebre ahir, 30 d’agost, a Lleida. Mentre m’apropava a les rodalies del Barcelonès (que pels que llegiu aquest blog, ja sabeu que son certament flexibles), vaig fer una aturada a Alfès. L’objectiu era provar sort amb el Corriol pit-roig (Charadrius morinellus). Aquest limícol de tamany mitjà i plomatge acolorit, busca planes estèpiques on descansar al llarg del seu viatge migratori des de les muntanyes i tundres del nord d’Europa i Russia, fins les estepes nord-africanes on passarà l’hivern.

Alfès, una timoneda d’alt valor ecològic,  està envoltada de secans i estepes, el tipus d’habitat on s’atura aquesta espècie, i és un indret on tradicionalment s’observa l’espècie. En arribar a la pista que duu a la timoneda, en Jose (que no conec de res, però em va informar amablement), em va advertir d’un gran estol de corriols pit-rojos. Allí estaven: 39 exemplars de totes les edats i en diferents estadis de muda, s’alimentanven a un camp llaurat, a la manera típica dels corriols, carrera-picada-aturada i torna a començar. En avançar el matí es varen desplaçar caminant fins un camp proper, on van agafar posicions per fer una migdiada, suportant estoicament els 34ºC que en aquell moment marcava el termòmetre del cotxe.

Allí els vaig deixar dormitant, en tant que jo vaig continuar mirant els camps que envolten la timoneda sota un sol de justícia. Definitivament la sort estava del meu costat aquell dia: en un camp vaig trobar 4 ex. juvenils i a uns 200 metres més enllà, un altre grup de 4 ex. adults. La distància amb el grup principal era de 1,8 km. Durant una bona estona vaig gaudir d’una observació de luxe d’aquestes magnífiques aus, utilitzant el cotxe com a hide. Aquí us deixo una sèrie de fotografies i un vídeo.

Adult
Juvenil
Juvenil

Juvenil en primer pla, adult al fons.
Adults
Adult
Juvenil

dissabte, 27 d’agost de 2011

Rapinyaires sí, però lliures

Fa gairabé un any que la UNESCO va declarar la falconeria Patrimoni Cultural Inmaterial de la Humanitat a partir d’una candidatura promoguda per diversos països àrabs, a la qual es varen afegir altres com ara Bèlgica o Espanya. Considerant que no sóc cap expert ni mai he tingut especial interès en l’ensinistrament d’aus per tal que volin per a mi, he estat llegint aquí i allà una mica sobre el tema abans de començar a escriure aquest petit article. Entre altres coses, he trobat textos que parlen de la falconeria com a art; d’altres que en parlen com una manera d’apropar la natura al públic; també n’hi ha qui parla de la majestuositat del vol dels rapinyaires, fins i tot he trobat un que diu que és un esport molt sa, ideal per a practicar en família, infants inclosos; o aquell que sentencia que per a ser falconer s’ha de ser naturalista al cent per cent. Doncs bé, respecto totes aquestes opinions, però  en absolut les comparteixo.

En la meva recerca, he trobat a faltar (per part dels falconers) informació referent a l’impacte negatiu que la pràctica que la falconeria té sobre les poblacions d’avifauna autòcnona (recordem, per si algú no ho sap, que la falconeria es practica amb rapinyaires, és a dir, amb depredadors). Tampoc he trobat referències a una gestió racional d’aquesta pràctica a l’espai públic. I sobretot no he trobat cap comentari referint-se a les pràctiques mafioses contra aquells que defensen una regulación del vol controlat de rapinyaires i la seva prohibició en espais d’alt valor natural.

Aquest article no apareix així com així. És resultat de la indignació, de la impotència de veure com una persona que aprecio, va ser agredida per defensar un espai, Gallecs, de la pràctica de la falconeria. Una persona, en Xesco, que porta molts anys treballant per tal que els falconers abandonin Gallecs, una zona d’alt valor ecològic, declarada ZEPA, i de vital importància per a espècies migratòries com el Corriol pit-roig (Charadrius morinellus) o l’Hortolà (Emberiza hortolana)

La problemàtica amb la pràctica de la falconeria en aquest espai és força grossa.  Des de fa anys un grup de falconers es dedica a volar les seves aus dia rere dia. De dilluns a diumenge, durant sis a vuit hores, volen uns sis o set rapinyaires (falcons i astors principalment). Ja us podeu imaginar l’impacte que això suposa per l’avifauna local. Tot queda foragitat.  En Xesco porta anys lluitant per posar fi a aquest atemptat. Malgrat oferir-los alternatives, els falconers, amb una mentalitat caciquil, han optat per actuar com a criminals. Ahir es va trobar les rodes del cotxe punxades i els llums reventats, però com que els hi semblava una acció poc contundente, també li van deixar una nota amenaçant.

Després de comprvar que aquesta gent han estat impermeables a la pedagogia i el diàleg , opino que és hora d’actuar amb contundència. Les  autoritats implicades en la gestió de l’espai i resta d’autoritats públiques no poden continuar mirant cap a una altra banda i esquivar el problema. Si continuen amb aquesta actitud seran còmplices d'aquest agravi. D'altra banda, la comunitat d’ornitòlegs i naturalistes hem de ser encara més presents a la zona, traslladar els valors de l'espai al públic i foragitar definitivamente a aquesta colla de brètols que només semblen entendre un tipus de llenguatge.

Tot el meu suport per tu, company.

dijous, 25 d’agost de 2011

Citreola al Besòs

Ahir, 24 d'agost, el Xavi Larruy, em va avisar de la presència d’una Cuereta citrina (Motacilla citreola) al Parc Fluvial del Besòs (Santa Coloma de Gramanet). Es tracta del segon registre de l’especie al riu Besòs. El primer va ser un juvenil/primer hivern a l’alçada de Montcada i Reixac, observat per Xesco Macià, Enric Fontcuberta i Javi Mendoza el 20/08/2008. Curiosament ambdues observacions coincideixen en la proximitat de les dates.

El picat del xatrac

Qualsevol de nosaltres que per aquestes dates s'estiri a la platja o faci un passeig a la vora de l'aigua sentirà el crit (...) dels xatracs becllargs. Els veurà sobrevolant el mar amb el seu vol elàstic i elegant. Quedarà meravellat per les seves sobtades cabussades, allà enlairats, fent picats de vertigen. 

Una versió en petit, el Xatrac menut, fa el mateix però a més revolucions per minut. Si a sobre fa l'angelet, una mena de vol sostingut, i tot seguit cau en picat a les aigües més someres de la vora, allà on moren les onades, a escassos dos metres d'on remullem els nostres peus, no podem per més que quedar fascinats per les coses de la natura. O bé podem continuar caminant, esquivant els passejants en una vora embussada de turistes, que aliens a les coses de la natura parlen del mal temps que ha fet aquest estiu (escric des de Galícia). 


Els xatracs gaudeixen de la nostra indiferència. Més sort tenen els gavians de la desembocadura del rierol. La seva neteja diària es veu contínuament interrompuda, cal espantar-los. Tenen més sort, gaudeixen de la nostra atenció.

Diu el filòsof Fernando Sabater que "la natura no valora les seves obres, això és cosa de la cultura". Ja sabeu, valorar és cosa de la cultura. ¿On està aquesta cultura? Jo aquesta tarda no he vist més que indiferència i menyspreu. 

dimecres, 24 d’agost de 2011

Verano ártico: Laponia finlandesa (2ª parte)

Eran las ocho de la tarde cuando dejé atrás la península de Varanger. La localidad de Varangerbotn, puerta de entrada al fiordo (en este caso de salida), me brindó una magnífica observación de Buho campestre (Asio flammeus). Durante unos instantes, un ejemplar voló paralelo a la carretera sobre un bosque de abedules enanos, que es el tipo de vegetación dominante en esa zona. El trayecto hasta la frontera finlandesa transcurre paralelo al caudaloso río Tana, que se abre camino entre sierras que dan cobijo a un buen número de parejas de Ratonero calzado (Buteo lagopus). Ya en territorio finlandés, me concentré en la conducción.  El paisaje cambió radicalmente. El bosque de coníferas volvía a dominar. Únicamente en una altiplanicie salpicada de lagos aparecieron de nuevo los sauces y abedules. Esta área, situada a unos 40 km. al norte de Kaamanen, es una de las mejores zonas de Mosquitero boreal (Phylloscopus borealis) que encontré.

Zona visitada

Ivalo y su entorno
Mi primera mañana en Ivalo no suposo ninguna novedad en lo meteorológico: cielo gris y lluvia intermitente. Mis planes, sin embargo, habían cambiado radicalmente. Aunque la inflamación del tobillo derecho había bajado mucho, la articulación me dolía y la notaba débil. Los recorridos a pie que tenía previsto hacer, tuve que descartarlos, y me dediqué ha realizar trayectos en coche por pistas forestales con algunas incursiones a pie donde el terreno me lo permitiera.

Unos 10 km al norte de Ivalo está Veskoniemi, a orillas del lago Inari. En su encuentro con el lago, las aguas del río Ivalo forman un gran delta, donde marjales y pantanos rodean islas boscosas, algunas de las cuales son accesibles a través de pasarelas de madera. El paisaje de esta zona está dominado por los interminables bosques de coníferas, la taiga, que cuando alcanza las orillas de lagos y ríos, se entremezcla con árboles de hoja ancha. Así sauces y abedules y otras frondosas forman densas orlas ribereñas. En estos terrenos forestales la densidad de aves es baja. Sin embargo, en las zonas de cofluencia la biodiversidad aumenta. Junto a especies típicamente forestales como el Carbonero sibilino (Parus montanus), se pueden ver limícolas y anátidas, además de otras aves de espacios abiertos. Aquí encontré las primeras tarabillas norteñas (Saxicola rubetra); en las cabeceras arbóreas vi varios grupos de lúganos (Carduelis spinus), algunos ya numerosos; y en una cantera de áridos, abierta en medio del bosque, una pareja de chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula) me recordaron con su aflautada llamada que no era bien recibido. Media vuelta sin salir del coche y de nuevo en la pista de tierra.



En esta amplia extensión de zonas húmedas, se puede disfrutar de un buen plantel de anátidas: Ánade silbón (Anas penelope), Cerceta común (A. crecca), Azulón (A. platyrhynchos), Anáde rabudo (A. acuta), Porrón moñudo (Aythya fuligula), Porrón osculado (Bucephala clangula) o Serreta chica (Mergellus albellus) son los más fáciles de detectar.
Una parte del delta del Ivalo en su encuentro con el lago Inari.

Los extensos cenagales son idóneos para las grullas (Grus grus). En esta época, los ejemplares no reproductores o los que han terminado o fracasado con la nidificación, comienzan a congregarse en pequeños bandos, algunos de los cuales prospectan los prados y cultivos que jalonan ambos lados de la carretera. Es bueno ir haciendo paradas en estos espacios abiertos.


Grullas
Escribano palustre
Como ya comenté más arriba, algunas zonas pantanosas son accesibles a través de senderos que recorren el bosque. En sus límites se extienden las ciénagas, y más allà las láminas de agua. Algunas de estas ciénagas son transitables a través de rústicas pasarelas de madera. Es éste un territorio que merece la pena ser prospectado. Aquí se encuentra uno de los limícolas más buscados, el Correlimos falcinelo (Limicola falcinellus). Varias parejas tienen su territorio en esta zona deltáica. La época, sin embargo, era poco idónea para localizarlo. A pesar de que prospecté zonas muy buenas y del tiempo y paciencia que le dediqué, no hubo suerte. Durante el paseo, obstante, pude disfrutar de bastantes andarríos grandes (Tringa ochropus), algún Andarríos bastardo (T. glareola), unos pocos archibebes claros (T. nebularia), varias agachadizas comunes (Gallingo gallinago) y zarapitos trinadores (Numenius phaeopus). En un lugar como éste, tampoco fallaron los  escribanos palustres (Emberiza schoeniclus). Pero la sorpresa, sin duda, fue la alta densidad de Buho campestre que encontré. Se veían numerosas egagrópilas y en un tramo de 150 m. se levantaron cuatro ejemplares. Yo no tuve esa suerte, pero en esta zona es posible ver Lagópodo escandinavo (Lapopus lagopus), Pico tridáctilo y Escribano pigmeo (Emberiza pusilla).

Nellimintie
Carbonero lapón
Saliendo de Ivalo en dirección este por la carretera 91, se llega a una bifurcación. Hacia el sureste continua la 91, hacia el noreste, una carretera de tierra conduce a la localidad de Nellim, cerca de la frontera con Rusia. Ésta es una zona muy interesante. Colinas cubiertas de coníferas modelan el paisaje, y numerosas pistas se internan en los bosques. Vale la pena transitarlas. Resultó ser una zona excelente para ver Carbonero lapón (Poecile cinctus).  Pero no nos hagamos ilusiones. Los bosques lapones defraudan, se tienen que hacer muchos kilómetros para ver cosas, ya que la densidad de aves es muy baja (y disculpad que insista tanto con este dato). Papamoscas, pinzones reales, colirrojos reales, zorzales alirrojos, pardillos sizerines y mosquiteros musicales, son las especies más fáciles de ver. La zona es, sin embargo, óptima para especies boreales más escasas como el Piquituerto lorito, el franjeado o el Ampelis. Solamente tuve suerte con esta última especie de la que vi cuatro ejemplares en vuelo. Una observación fugaz, pero interesante, ya que la efectué en un lugar muy próximo a donde lo había visto unos años antes. Sobre las copas de los árboles resulta fácil ver Ratonero calzado; el Arrendajo funesto es un visitante usual, especialmente cuando sacas el bocadillo; y durante unos instantes se dejó ver un Alcaudon real (Lanius excubitor).

Pollo volandero de Mosquitero musical

El entorno de Kaamanen
Kaamanen es para mí la joya de la corona. Al norte se extiende una amplia meseta donde se puede disfrutar de límícolas y anátidas propias de estas latitudes, del Mosquitero boreal y del Ampelis europeo. Pero me centraré en dos sitios muy concretos. El primero es el Neljän Tuulen Tupa, un hotel-restaurante situado a unos diez kilómetros al norte de Kaamanen. Os recomiendo el estofado de reno regado con una Lapin Kulta, la cerveza del país. Pero esto es sólo el entrante, el plato fuerte está en la parte trasera del edificio, donde dispone de un gran comedero para granívoros y la observación del Camachuelo picogrueso (Pinicola enucleator) está asegurada en un 100%. El primer día llegué un poco tarde y prácticamente no había actividad. A pesar de todo, sentí reclamar a dos ejemplares. A la mañana siguiente, me faltó tiempo para verlos. Fue llegar y besar el santo. Pude ver tres ejemplares diferentes: una hembra, una macho joven y un precioso macho adulto con su llamativo rojo burdeos. Además de los picogruesos, pude disfrutar a placer de decenas de pardillos sizerines, pinzones reales, verderones...



Pinzón real
Carbonero común
El otro lugar es un bosque de pinos, uno de los mejor conservados de toda la Laponia. Se trata de Luontopolcu, un ejemplo de bosque maduro de pinos. Lo más interesante que vi fue una Arcea (Scolopax rusticola), y una pareja de Ratoneros calzados que no dejaron de reclamar durante todo el tiempo que duró el trayecto por esta floresta boreal. Se puede acceder desde la misma carretera E-75, poco antes de llegar al “restaurante” de los Picogruesos.

Ratonero calzado
Anochecer en el pinar

La carretera 92
Desde Kaamanen se puede coger la carretera 92, que en dirección oeste llega hasta Karigasniemi, en la frontera con Noruega. Aquí el pinar, como en toda la Laponia crece muy lentamente y a medida que se va ascendiendo, casi imperceptiblemente, desaparece y el sauce y abedul se hacen omnipresentes. Lagos y lagunas salpican el paisaje y la sensación de estar en el ártico se hace si cabe más intensa. Estas masas arbóreas de poca entidad dan refugio a una fauna ornítica muy reducida, cuyo representante más colorista es el Pechiazul (Luscinia svecica). Gusta este paseriforme de ocupar las lindes de caminos y bordes de zonas húmedas, dejando las áreas más cerradas para mosquiteros musicales y algún boreal, pardillos sizerines, páridos y arrendajo funesto. Con suerte, puede aparecer un Lagópodo escandinavo, pero con mucha suerte. Las charcas y lagunas eran ocupadas por familias de Porrón moñudo, Negrón especulado y Serreta chica. Pero si alguna cosa destacó de esta zona, fue la gran abundancia de Archibebe oscuro (Tringa erythropus), notablemente más numeroso que en el resto de las áreas recorridas. Era 21 de julio. En esta carretera vi mi último Ampelis. Faltaban pocas horas para coger el avión de vuelta a Barcelona y sobraban ganas de volver a visitar este lejano norte.
Pechiazul 
Archibebe oscuro

Algunos bichos de pelo:

Ardilla roja
Lemming
Liebre ártica
Reno



Algunos datos del viaje

Fechas: 11 al 22 de julio de 2011.

Vuelo: Barcelona-Helsinki-Ivalo con Finnair.

Alquiler de coche: Ford Fiesta. Recogida en el aeropuerto de Ivalo en la compañía Europcar.

Alojamientos:
Vadso (Noruega): http://www.varanger.info/

Monedas:
Finlandia: euros.
Noruega: coronas (1€ = 7,4 NKO)

Meteorología: Tiempo muy inestable. En Noruega llovió cada día. Sólo uno con bastante intensidad. La temperatura osciló entre los 4ºC y los 16ºC. En Finlandia, Tiempo muy variable (llovió todos los días menos dos). La lluvia era intermitente. La temperatura osciló entre los 9ºC y los 23ºC.

Seguridad: Ambos países son muy tranquilos y en ningún momento hay sensación de inseguridad.

Precauciones sanitarias: Es necesario llevar la Tarjeta Verde Europea y un buen repelente antimosquitos, aunque este año no fueron demasiado numerosos.

Otras precauciones: En Finlandia descubres el límite del Goretex, recomiendo usar botas de goma.

divendres, 5 d’agost de 2011

Verano ártico: Varanger (1ª parte)

11 de julio
Después de una salida desde Barcelona un tanto accidentada en lo personal (imponderables de cuando a uno no le gusta nada, nada el avión, ¡con lo bien que se está con los pies en la tierra!), aterricé en Helsinki a la hora prevista.  Me esperaban dos horas muertas en el aeropuerto, uno de esos sitios donde todo parece quedar neutralizado por ese estado temporal de tránsito. Decidí que era un buen momento para repasar los cantos y reclamos de las espécies de aves que esperaba encontrar unas horas más tarde en la Laponia finesa.

Colimbo ártico
Tras un vuelo de apenas una hora, aterricé en Ivalo, pequeña ciudad al sur del enorme lago Inari. Nada más salir de la terminal del aeropuerto, escuché un sonido muy familiar, era el tren de notas silbantes tan característico de los zarapitos trinadores (Numenius phaeopus). Buen recibimiento en una tarde lluviosa y fresca. Aún tenía por delante 70 km. de carretera hasta Kaamanen, donde pasaría la noche. El día había sido largo y las ganas de estirarme sobre la cama eran ya perentorias ¿pero cómo resistirme a no parar durante el trayecto? Las gaviotas canas (Larus canus) y los zorzales alirrojos (Turdus iliacus) me sobrevolaban o cruzaban fugaces la carretera. En una parada al borde de un gran lago, el Kirakka, descubrí la primera pareja de colimbos árticos (Gavia arctica), dos preciosos adultos luciendo su lustroso plumaje nupcial, descansaban en las aguas tranquilas bajo la luz mortecina del atardecer boreal. Una fuerte tormenta acompañada de aparato eléctrico, no me dio demasiadas opciones. Rumbo directo a Kaamanen.

12 de julio
Si dormir en la “noche” boreal es cuanto menos difícil, resulta casi un reto hacerlo con una colonia de charranes árticos a pocos metros de la ventana. El hostal Kiilopää está ubicado entre ciénagas, donde, además de la pequeña colonia de Charrán ártico (Sterna paradisea), crían Agachadiza común (Gallinago gallinago), Combatiente (Philomachus pugnax), Andarríos bastardo (Tringa glatreola) y Falaropo picofino (Phalaropus lobatus), un buen plantel de limícolas en un espacio bastante reducido. A pesar de la luz, la mayoría de las aves cesan su actividad, pero sólo momentáneamente, porque tres o cuatro horas después de ponerse el sol, los charranes volvieron a la carga con su chirri-chirri insistente.



















Ya puesto a madrugar, ¿qué mejor hora que aquélla para hacerlo? Es momento de una actividad intensa. Los pardillos sizerines (Carduelis flammea), un adulto seguido de dos jóvenes volanderos, se movían incansables entre los pinos y abedules. Y muy cerca sentí el reclamo de un Carbonero lapón (Poecile cinctus), el primero del viaje.

Pinzón vulgar
Julio es la época en que las aves ya están con sus crías, por ello casi todas las especies han cesado con sus cantos y se mantienen silenciosas y discretas. En tales circunstancias, detectarlas resulta más difícil y a veces es incluso frustrante caminar y caminar sin prácticamente no sentir ni ver nada. A pesar de todo, los bosques lapones, que son bastantes jóvenes (sólo el 30% tiene más de 130 años), albergan una buena comunidad de aves, aunque la densidad es bastante baja. La voz dominante la pone, sin duda,  el Pinzón real (Fringilla montifringilla) con su canto raspante, pero estos bosques de coníferas son también el hábitat de especies tan emblemáticas de estas latitudes, como el Arrendajo funesto (Perisorius infaustus), que tiene algo de fantasmagórico, aparece silencioso y desaparece sin ser visto. Nunca sabes dónde está, pero él siempre parece estar esperándote. 

Arrendajo funesto
En esta zona, encontré Mosquitero común (Phylloscopus collybita) y Zorzal charlo (Turdus viscivorus), ambas especies en el límite septentrional de su área de distribución europea. Las otras tres especies de zorzales, el común (T. philomelos), el alirrojo (T. iliacus) y el real (T. pilaris), resultaron, por el contrario, bastante comunes y me sorprendió especialmente la versatilidad del Zorzal común para ocupar hábitats muy diferentes.

A medida que avanzaba hacia el norte, los pinares dieron paso a ciénagas y lagos rodeados por bosques de abedules y sauces enanos. Es éste el tipo de formación idónea para labanderas boyeras (Motacilla flava thumbergi), pechiazules (Luscinia svecica svecica) y escribanos palustres (Emberiza schoeniclus). En los bosques de abedules, además de pinzones reales y pardillos sizerines, encontré varios machos cantores de Mosquitero boreal (Phyllocopus borealis), un pequeño paseriforme, grande entre los de su género, que cría en las altas latitudes de Eurasia y pasa el invierno en el sudeste asiático.


EDITO: "The phylloscopus in the pages is Phylloscopus trochilus, not borealis. There is no wingbar, the eyebrow is not strong and narrow like in borealis, and the nostril feathers are pale unlike borealis. Again, the shape of the bird is wrong, borealis beeing shorter-tailed and a bit front heavy. See, eg. here:http://www.tarsiger.com/gallery/index.php?pic_id=petro1232384211&lang=fin
Borealis is a very scarce bird here, also in N Finland." (Petro Pynnönen)




































En las charcas, lagos y ciénagas muchas de aquellas especies que vemos por nuestras latitudes como migrantes o invernando, u otras que son verdaderas rarezas, estaban en plena crianza. Un lago de poco más de una hectárea, congregaba dos familias de Porrón moñudo (Aythya fuligula), una de Porrón osculado (Bucephala clangula), una de Havelda (Clangula hyemalis), otra de Negrón común (Melanitta nigra) y dos de Negrón especulado (M. fusca). Todo un lujo para la vista. En charcas más pequeñas y con orlas de vegetación, encontré varias familias de Serreta chica (Mergellus albellus).


video

Además de lo citado, cabe destacar diverses especies de limícolas. Fundamentalmente Falaropo picofino, Chorlito dorado (Pluvialis apricaria) y el abundantísimo Andarríos bastardo, daba la sensación de que había una pareja en cada charca o recodo de lago. Más escaso resultó ser el Archibebe oscuro (Tringa erythropus); el Archibebe claro (T. nebularia) lo encontré en aquellas zonas con bosque más maduro; mientras que el Andarríos chico (Actitis hypoleucos) aparecía en corrientes fluviales o lagos con orillas rocosas, pero casi nunca en zona enfangadas.


Andarríos bastardo
Utsjoki hace frontera con Noruega. Allí tenía previsto aprovisionarme para mi estancia en Varanger. Unos 80 Km. antes de llegar, hice una frenada de espanto. ¿El motivo? Un cadáver en la carretera. La especie esperaba verla, pero no de esa manera. Era un ejemplar atropellado de Ampelis europeo (Bombycilla garrulus).



A las seis de la tarde atravesaba el río Tana, que hace de frontera natural entre Finlandia y Noruega. La lluvia arreciaba, pero ese no era motivo para no parar aquí y allá y observar las aguas del fiordo. Éideres comunes (Somateria mollissima) por doquier, grupos de serretas grandes (Mergus mengaser) aquí y allá, y de vez en cuando algún grupo de Negrón especulado. Aquella noche disfruté de una cena caliente en Vadsø, donde pasaría los siguientes seis días.

















12 al 17 de julio: Varanger
Varanger es uno de esos paraísos deseado por cualquier ornitólogo. Su encanto no radica exclusivamente en sus aves. Un paisaje imponente lo ocupa todo. La bravura de una naturaleza indómita hace de la observación una tarea dura, el viento agrieta la piel, el frío recorre los huesos y la lluvia sólo da falsas treguas. Personalmente opino que todo ello le añade atractivo.


A la mañana siguiente de mi llegada, la lluvia caía con la misma intensidad. Fuerte. Había quedado con un naturalista local que me tenía brindada una sorpresa: tenía localizado un Cárabo gavilán (Surnia ulula) e íbamos a intentar verlo. La lluvia arreciaba, y por un momento pensé que sería empresa casi imposible, pero él insistió en intentarlo y yo, que soy fácil de convencer para estos menesteres, me vi caminando entre un bosque de abedules enanos intentando localizar la huidiza rapaz nocturna. Y la localizamos, pero en el sitio más inesperado. ¡Se había refugiado del aguacero en la viga del porche de una cabaña! La observación fue breve, las condiciones eran difíciles y además no queríamos espantar al bicho, pero la mojadura valió la pena, ¡vaya si valió la pena!



De allí nos dirigimos a su cabaña, donde tiene instalados unos comederos permanentes para aves. Los pardillos sizerines y varios pardillos de Hornemann (Carduelis hornemanni) se alimentaban a pocos metros de nosotros. Y no eran los únicos, pinzones reales, verderones (Carduelis chloris), algún Camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula) y varios carboneros lapones (Poecile cinctus), entre otros, hacían lo propio.

Pardillo sizerín (joven)
Aparte de disfrutar con observaciones tan privilegiadas, pude constatar que en verano el Pardillo de Hornemann fetén sólo existe en las guías. Para verlo hay que esperar al otoño-invierno, cuando tienen el plumaje nuevo y lustroso.  Durante el verano, su plumaje está muy desgastado, y tienen un aspecto más sucio y desaliñado. Identifiqué con seguridad aquellos ejemplares más “límpios” o aquellos en los que puede comprobar los principales rasgos diagnósticos . Pero vi unos cuantos que me dejaron con la duda. Además de en esta zona al oeste de Vadso, registré la presencia de la especie al este de Krampenes el día 14; cerca de Kiberg, donde vi un ejemplar solitario el día 15; también cerca de Kumaveri, donde localicé otro ejemplar; y finalmente dos ejemplares más en las dunas de Ekkeroy en un bando de más de 100 pardillos sizerines. 

Pardillo sizerín (macho)

Éste y los siguientes son pardillos de Hornemann



















No fue la única especie de pardillo, en Vardo pude ver el único Pardillo piquigualdo (Carduelis flavirostris) del viaje.

La carretera E-75 transcurre como una arteria a lo largo de la costa sur de la península, desde Varangerbotn en el oeste hasta Vardo en el extremo oriental. A banda y banda de la carretera, las posibilidades de observación son innumerables.  Hacia el sur se extienden las gélidas aguas del fiordo y hacia el norte la tundra. Cualquier sitio parece ser bueno. Una parada y viene a recibirte una Aguja colipinta (Limosa lapponica), vigilante ante la cercanía de un intruso. Más allá los zarapitos trinadores y los chorlitos dorados se hacen presentes con sus alarmas (es tiempo de cría). En las zonas más próximas a la costa, las colonias de charranes árticos salpican el paisaje. A veces algunas parejas se establecen en lugares inauditos, como el borde del camino de una casa, y ten cuidado al pasar, ya que los propietarios son muy celosos de su territorio. Curioso que en la inmensidad de la tundra busquen la compañía humana. Incluso cuando se aparca se tiene que ir con prudencia, no sea que se atropelle a un pollo de Combatiente (Philomachus pugnax).

Aguja colipinta (hembra)

Combatiente (hembra)

Pollo de Combatiente

Archibebe común
Chorlito dorado
Pareja de charranes árticos

Desde sus atalayas, los págalos parásitos (Stercorarius parasiticus) vigilan su territorio o vigilan, atentos a algún descuido, las colonias de charranes. Más escasos son los págalos raberos (S. longicaudus), aunque este año loo encontré con más facilidad y sedimentados cerca de la costa, incluso vi una pareja con un pollo mediano y otra con un pollo volandero que perseguía a sus padres haciendo gala del vuelo ágil y acrobático propio del acosador que será en el futuro.

Págalo parásito (adulto de fase oscura)
Págalo rabero adulto



Caminando como ratones, surgen de entre la maraña de sauces enanos enanísimos los escribanos lapones (Calcarius lapponicus) y allà donde hay un poco de roca, y con suerte (en mi caso la suerte llegó desde Manresa), se puede ver el Escribano nival (Plectrophenax nivalis).

Escribano lapón (joven)
Adulto de Escribano nival

Joven de Escribano nival





























Las aguas que bañan la costa, no están menos vacías. Más bien al contrario. Los grupos de eideres comunes (Somateria mollissima) son  simplemente innumerables. En esta época las hembras se unen formando guarderías, en tanto que los machos forman grandes reuniones de muda. Así pues no era raro encontrar grupos de 200 o 300 ejemplares. Durante los días que pasé en Varanger, chequeé decenas y decenas de estos grupos a la búsqueda del Eider de Steller y del Eider real (Somateria spectabilis). Del primero, ni rastro, pero del segundo encontré un macho en una bahía al sur de Hamningberg. Un lugar que debía tener algo especial, porque allí había reunidos 157 éideres comunes, 254 serretas medianas y 148 serretas grandes, 42 haveldas, un par de negrones comunes, 122 cormoranes moñudos, además de 23 araos aliblancos, algunas alcas y araos comunes, un Colimbo ártico, cinco colimbos chicos, y un lugar como éste era imposible que no tuviera Colimbo de Adams (Gavia adamsii).¡Y allí estaban! Dos magníficos ejemplares de primer verano.




Era 17 de julio. Aquella noche tenía que dormir en Ivalo (Finlandia), a más de 300 km al sur, pero no me podía resistir a exprimir las últimas horas al máximo, y Xavi y su novia, dos manresanos que encontré en medio de la tundra, me brindaron un “bimbo” muy buscado, la Alondra cornuda! Fue llegar a Ekkeroy y besar el santo. Allí estaban dos preciosos ejemplares de este escaso alaúdido. La foto es meramente documental.



Seguro que me dejo un montón de cosas, como el Ánsar campestre que vi en Vardo o las dos familias de Porrón bastardo que encontré en unas lagunas al borde de la carretera, o los pigargos que vi por la costa, o los ratoneros calzados que encontré en varias zonas... pero hay un sitio que no quiero dejar de citar, la isla de Hornoya. Antes os dejo con un par de fotos de algunos de los mencionados.


Ánsar campestre
Familia de porrón bastardo


La primera vez que la visité fue una experiencia única. Esta segunda ocasión, fue si cabe más intensa que la primera. La contemplación de miles de álcidos en sus acantilados es un espectáculo del que vale la pena disfrutar, incluso con el tobillo torcido y negro como una morcilla. A partir de ese momento el viaje tomó otro rumbo. Pero ahora os dejo con las imágenes que siempre serán mejor que mis palabras.


Alca
Arao aliblanco
Frailecillo con Arao común
Frailecillo
Araos comunes
Arao de Brünnich y araos comunes
Cormoranes moñudos
Gaviota tridáctila 
Bisbita costero
EDITO: Revolviendo en el disco duro me encontré este vídeo de una gaviota tipo glaucoides/hyperboreus, filmada a orillas del río Tana.