L'ORNITONIGMA

dijous, 3 de novembre de 2016

Vuelve el Ornitonigma. Una de pícidos

Ya es hora de resucitar este blog después de un largo, muy largo estiaje y ya bien encarrilado el curso académico, que lleva mucho trabajo, y sólo me permite salir a ver pájaros...  y poco más. En todo este tiempo han pasado muchas cosas, pero a estas alturas no resulta ni prudente ni efectivo ni eficiente ponerme a relatarlas y menos aún describirlas. De modo que no me queda otra cosa que priorizar entre lo urgente y lo importante. Pero con que urgente no hay nada e importante hay muy poco, cumpliré con mi deber de dar respuesta a un ornitonigma que planteé allá por un ya lejano mes de mayo.

Fue en mayo como digo, cuando planteé dos retos, un pájaro carpintero del género Dendrocopos y un granívoro de la familia de los fringílidos o quizás de los escribanos. Comencemos por los primeros.

Las especies del género Dendrocopos

Todas las especies del género Dendrocopos se caracterizan por presentar un plumaje pio (blanco y negro) con zonas de un rojo más o menos intenso, limitadas al pileo-nuca y vientre-infracobertoras caudales. En la Península Ibérica están presentes cuatro de las cinco especies (D. major, D. medius, D. leucotos y D. minor). La quinta especie D. syriacus, se distribuye por Europa oriental y Oriente Medio hasta Irán.

Nuestro pájaro enigmático

El ave del reto cuenta con todos los rasgos de los carpinteros píos: combinación de plumas blancas y negras en las partes superiores, partes inferiores blancuzcas, y rojo en la cabeza y la cloaca.



De las tres especies propuestas, dos se parecen mucho y otra tiene un rasgo muy divergente: la extensión del rojo sobre el píleo. A diferencia de major y syriacus, solamente medius presenta el píleo completamente rojo, sin nada de negro. Quizás alguien diga: “¡Ey, los juveniles de las otras dos especies también tienen todo el píleo rojo!” “Sí”, respondo. “Pero fijaos que está bordeado de negro en su parte inferior”. Si algo llama la atención del pico mediano, entre otras cosas, es esa expresión “limpia” e “inocente”. Podemos descartar pues al pico mediano.


Juvenil de pico picapinos

Nuestro dilema se reduce entonces al pico picapinos y al pico sirio. Ambos son muy parecidos, con píleo negro y mancha roja en la nuca. ‘¡Atención! ¡Mancha roja en la nuca como nuestra ave! Este rasgo sólo se da en los machos de ambas especies. Por tanto ya podemos acotar un poco más, se trata de un macho. ¿Y qué diferencia a los machos de ambas especies?

  • La extensión del rojo en la nuca es major en syriacus que en major.
  • Cobertoras auriculares completamente bordeadas de negro en major y sólo en su parte inferior en syriacus (el negro en la cara se limita a una franja que nace en la base del pico y recorre el cuello longitudinalmente, sin esa franja tan característica de major que nace perpendicular y se une a la nuca).
  • Plumas de la base del pico negras en major y blancas en syriacus.
  • Rectrices externas moteadas de blanco en major y básicamente negras, sin apenas moteado en syriacus.
  • Pico notablemente más largo en syriacus.
  • El rojo de la cloaca mucho más intenso en major que en syriacus.

 
Macho adulto de pico picapinos
http://www.biolib.cz/en/image/id25248/
Estas son la principales diferencias. Si además os digo que el ejemplar que os propongo fue fotografiado en un parque de la ciudad de Jerusalén en la primavera de 2010, seguro que nadie duda de la identidad de la especie: pico sirio (Dendrocopos syriacus).

Pico sirio

Pronto volveré con la segunda parte de la solución de este ornitonigma.


Saludos y gracias por seguir ahí.