L'ORNITONIGMA

divendres, 5 de setembre de 2014

Reflexiones naturales: malditas algas


Una persona con un trípode y un telescopio; una playa en marea baja abierta al Atlántico; una marea baja que descubre sus secretos y un par de señoras de fino olfato con ganas de poner verde al alcalde del pueblo. Cuatro ingredientes que conforman el relato de un día cualquiera, un día como ayer por ejemplo.

El telescopio
Siempre que salgo a ver pájaros acostumbro a llevar el telescopio montado en el trípode. Siempre que llevo el trípode acostumbro a sentir algún comentario. (Casi) siempre que escucho esos comentarios me viene una sonrisa, a veces una sonrisa con toda su mala leche, otras intento reconducir el comentario. Me gusta ser cortés. Eso, reconducir el comentario, es muy importante (ser cortés no lo es menos), porque lo que va anclado a mi trípode nunca es una cámara, es siempre un objeto tubular con unas lentes internas, que permiten acercar algún elemento lejano, que despierta mi interés, para observarlo con más detalle. Como he dicho al principio del párrafo, se llama telescopio y es una herramienta muy útil para el observador de aves.

Los telescopios eran antaño algo bastante ajeno a casi todo el mundo, especialmente estos llamados terrestres. Su uso estaba más relacionado con la observación del cielo nocturno y quizás otro tipo de usos en los que no quiero entrar ahora, pero pocos se imaginaban a alguien con el ojo enganchado al ocular mirando pájaros, y con razón, pues esto es algo relativamente reciente. Quizás por eso persiste la idea en el imaginario colectivo, de que todo lo que está sobre un trípode es una cámara. Volviendo a los telescopios astronómicos. Esos sí que eran más conocidos. Yo de niño quise tener uno y casi lo consigo. Al final lo cambié por unos prismáticos.

La playa
Una playa es una extensión de arena donde confluyen el mar y la tierra. Mar y Tierra no se unen bruscamente en las playas, se fusionan en un ir y venir continuo. Sin embargo, sabedora del carácter impetuoso del Mar, la Tierra decidió protegerse de su genio con un ondulado abrigo de dunas, acumulaciones de arena que irónicamente generó el Mar, seguro que también conocedor de su cambiante carácter. Antes había muchas dunas. Ahora quedan menos y el Mar se come a la Tierra.



La marea
Con matemática periodicidad, el Mar se aleja y se acerca de la Tierra. En realidad se trata de un juego gravitacional entre el Sol y la Luna, que afecta al nivel del mar. Aproximadamente cada seis horas el paisaje costero cambia, y lo hace por completo. El cambio afecta a todos los sentidos. Con la marea baja, la vista ve fango, arena, rocas, algas donde antes sólo había agua; el oído se despierta con el trino de los zarapitos o la llamada siempre temerosa de los archibebes; el tacto se sorprende de la viscosidad del fango; el olfato atrapa múltiples olores; mientras el gusto espera paciente sentado en una mesa empuñando cuchillo y tenedor.



Un par de señoras de fino olfato
Dos señoras de fino olfato y otros delicados sentidos acostumbran a pasear cada día por encima de la playa. No lo pueden hacer por las dunas, porque donde había dunas ahora hay unas cosas de hormigón o madera, les llaman paseos y prosperan por doquier. Suelen hacerlo con la marea alta, el paseo. ¡El mar es tan bonito! Ahora sin embargo la marea está baja y se les nota algo turbadas. Su fino olfato se irrita con el olor de las algas. Son algas pardas que viven enganchadas al fondo rocoso, donde prosperan. Cuando baja la marea, quedan expuestas al Sol y desprenden un cierto olor, un aroma que en mi tierra conocemos como olor a ocle. Un aroma particular y propio de las costas atlánticas y cantábricas.

A unos metros de ellas, un hombre planta su trípode para prospectar el intermareal. Han soplado vientos fuertes del suroeste y es época de migración de limícolas, esas pequeñas aves zancudas típicas de los intermareales.
Su expresión se relaja cuando se dirigen a él. Se sienten un poco aliviadas. Por fin alguien podrá filmar el paisaje, colgarlo en la Red y denunciar el estado de abandono de la playa, una playa llena de algas pestilentes, una pestilencia que provoca nauseas. El hombre les explica que el artefacto no es una cámara, sinó un telescopio, aunque ese detalle parece no importarles e insisten en el estado lamentable de la playa y en la necesidad de denunciarlo. El hombre les explica entonces cómo es una playa, y como es y debe de seguir siendo esa playa en particular. En su explicación usa la palabra natural. Las señoras, con el remilgo propio que viste la arrogancia, arrinconan a la palabra natural.

Natural, ¿es natural que yo sienta nauseas cuando paseo por la playa?
¿Acaso es natural todo lo que expulsa el mar?
Naturalmente que sí, señoras.
¡Buen provecho!. Y continúan su camino.