L'ORNITONIGMA

dimarts, 27 d’octubre de 2015

Solución al Ornitonigma de septiembre: Fumarel cariblanco

El 83% de los votos al Ornitonigma del mes deseptiembre fueron para Chlidonias hybridus, el Fumarel cariblanco. Sólo un voto se fue a Sterna nilotica y parece que quedó bien claro que no era ni un Charrán común (Sterna hirundo) ni tampoco un Fumarel aliblanco (Chlidonias hybridus). Veamos el porqué.



Si algo tienen en común todos los miembros de la familia Sternidae, es su complexión ligera y elegante, las alas largas y estrechas, la cola más o menos ahorquillada y un plumaje donde contrastan partes superiores grises e inferiores blancas. Además, durante la época de reproducción, presentan una caperuza negra que se extiende desde la frente hasta la nuca  y parte posterior del cuello con patrones que varían según las especies. A grandes rasgos así es un charrán o un fumarel. Nuestra ave misteriosa se ajusta sin duda alguna a este patrón general. Pero veamos cuáles son las divergencias que permiten su determinación específica.

LA ESTRUCTURA

A nivel estructural tenemos un ave compacta de alas largas y anchura uniforme; cola no demasiado larga y de aspecto puntiagudo. Vale la pena detenerse un momento en este detalle. Una fotografía no es más que una instantánea de toda una secuencia de movimientos. Si nos fijamos en la cola, vemos que en efecto es apuntada y además que no está desplegada. Este aspecto es el  resultado de la combinación de unas rectrices externas un poco más largas que las centrales. Si la cola estuviera abierta, veríamos una cola escotada o ahorquillada... ¡O quizás no!            


EL PLUMAJE

El plumaje responde bien al patrón general de los esternidos: partes superiores grises e inferiores... Bien, las inferiores (y a veces también las superiores) presentan una variación estacional en algunas especies. Por ejemplo, el fumarel cariblanco que fue el más votado muestra las partes inferiores blancas fuera del periodo reproductor, pero se tiñen de gris pizarroso durante la época de cría. Pero vayamos al detalle. 

El dorso, manto y escapulares son de un tono gris plateado, que se extiende sobre el obispillo y las cobertoras alares, mostrando un ligero contraste con el gris perla de la parte exterior del ala y la cola. Las secundarias con punta blancuzca forman una banda blanca a lo largo de todo el borde de fuga. Primarias con hemibanderas internas oscuras y raquis también oscuro, que se abre en una banda terminal negruzca en forma de flecha (las más externas, de P10 a P8) contrastan ligeramente frente al conjunto. Pese a estos matices que apreciamos gracias a la fotografía, en el campo en realidad vemos un ave bastante uniforme en sus partes superiores. Lo que más destaca es sin duda su capirote negro, que abarca la nuca y la parte posterior del cuello, delimitado en su parte inferior por una lista blanca muy conspicua. El vientre es gris negruzco. La parte inferior del ala es de un blanco puro con un destacado borde negruzco, formado por las ya comentadas puntas oscuras de las primarias.


COMPARATIVA

Sólo una de las cuatro opciones de este Ornitonigma es correcta. Comencemos. 

Una de las especies era la Pagaza piconegra (Sterna nilotica), un estérnido grande y compacto, que presenta las partes superiores, incluyendo la cola y el obispillo, uniformemente grises y un capirote negro que cubre toda la parte posterior del cuello.  Sin embargo tanto en plumaje como en estructura es bastante diferente a nuestro ejemplar.

Pese a su robustez, las alas, aunque anchas, especialmente en la base, son más largas y puntiagudas que las de nuestra ave. La cola es proporcionalmente más corta y ahorquillada, aunque en vuelo directo la suele llevar plagada, lo que le da un aspecto puntiagudo (ver foto abajo). Presenta un plumaje bastante uniforme con las partes superiores gris azulado y las inferiores blancas. Tan solo destaca el borde negro de las puntas de las primarias, más visible en la parte inferior. Recordemos que estamos describiendo el plumaje nupcial. La ausencia de tonos negros en el pecho y vientre junto con el resto de características descritas, descartan a esta especie.



Otra de las especies era el Charrán común (Sterna hirundo). Teniendo en cuenta que hablamos de un ejemplar que presenta librea nupcial, resulta fácil eliminar a esta especie como posible candidato. Las alas largas y puntiagudas junto con la llamativa proyección de las rectrices externas, le confieren un aspecto más estilizado y elegante. Las partes inferiores de un gris muy pálido, a penas contrastaado con las mejillas blancas, a diferencia de lo que vemos en el ejemplar de la fotografía. Otro rasgo importante que tiene que ver con la muda y que está ausente en nuestra ave, es la cuña oscura que forman las primarias externas. El resto de las alas, dorso, manto y escapulares son grises, mostrando un notable contraste con el obispillo y cola blancos. Sólo con esto ya lo podemos dar por descartado.




La siguiente opción era el Fumarel aliblanco (Chlidonias leucopteros). En el caso de un ejemplar en plumaje no reproductor o si se tratara de un juvenil, habría mucho que hablar, pero siendo un ave con librea estival, queda descartado de facto. Para muestra un par de fotografías.

En la parte superior dos fumareles cariblancos. En la inferior tres fumarreles aliblancos. Estany d'Ivars i Vila-sana (Lleida).



Por tanto, nos queda sólo una especie, el Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus), que fue el protagonista del Ornitonigma de septiembre. Os dejo con más fotos del mismo ejemplar.



Muchas gracias y hasta la próxima.