L'ORNITONIGMA

divendres, 8 de febrer de 2013

Solució a l'Ornitonigma de gener


En un reciente viaje a Israel, tuve la oportunidad de ejercitarme con una de los grupos más complejos de paseriformes, las collalbas. El plumaje de los machos de las distintas especies que habitan el Paleártico occidental presenta rasgos los suficientemente distintivos como para hacer una identificación más certera. Aún así, la dificultad puede llegar a ser muy alta en especies muy emparentadas. En el caso de las hembras, los problemas de identificación se multiplican. Algunas especies llegan a ser tan parecidas, que añadido a su variabilidad intraespecífica, la identificación en campo puede llegar a ser virtualmente imposible.

De las cuatro especies propuestas, las tres últimas son especialmente similares de aspecto y estructura, con pico delicado, cabeza redondeada y cola relativamente larga. Hay detalles que son importantes, pero no siempre fáciles de comprobar en campo, como por  ejemplo la proyección de las primarias.

Atendiendo a este rasgo, la Collaba pía (Oenanthe pleschanka) presenta una proyección primaria igual o claramente mayor que la longitud de las terciarias. En la Collalba rubia oriental (Oenanthe melanoleuca), por el contrario, es más corta o en todo caso, sólo un poco lígeramente mayor. Si nos fijamos en el ejemplar de la fotografía vemos que el patrón cuadra más con esta segunda especie.

Otro rasgo importante es el dibujo de la cola. Todas presentan un dibujo en forma de T negra sobre fondo blanco. En la Collalba gris (Oenanthe oenanthe) y en la Collalba de Finsch (O. finschii), la franja negra caudal es de un ancho unforme desde las rectrices centrales a las más externas. Todo lo contrario a pleschanka i melanoleuca, que presentan un patrón variable, donde la anchura del negro es mayor en los extremos, debido al raquis oscuro y a la extensión del negro hacia la base de la pluma en ambas hemibanderas, especialmente en la externa. Vemos que este detalle es bien visible en el ejemplar de la fotografía. Este último rasgo nos ayuda a descartar a oenante y finschii y a centrarnos en las otras dos especies.

Las hembras de pleschanka i melanoleuca pueden resultar bastante difíciles de distinguir y según algunos autores, en según qué momentos es virtualmente imposible hacerlo. El plumaje de pleschanka varía entre el marrón ceniciento y el marrón grisáceo con tintes oliváceos, normalmente es algo más oscura que melanoleuca, pero algunas tienen las partes superiores virtualmente idénticas. No obstante, el plumaje pardo arenoso, con lados del pecho y flancos anaranjados y partes inferiores color ante amarillento, me lleva a pensar que se trata de una hembra de Oenanthe melanoleuca.

Cualquier aportación que complemente esta breve discusión será bienvenida. Muchas gracias y hasta la próxima. Aquí os dejo con otra foto del ejemplar.