L'ORNITONIGMA

dimarts, 2 d’octubre de 2012

Solució a l'Ornitonigma de setembre


Las cuatro especies propuestas pertenecen a la familia de los alaudidos, aves de espacios abiertos, muy terrestres y que en general presentan tonos pardo terrosos, que las ayuda a mimetizarse con su entorno. La mayoría presentan crestas piliales.

El ejemplar de la fotografía muestra un plumaje muy desgastado de tonos pardo grisáceos en las partes superiores, mientras que las inferiores son blanquecinas con el pecho profusamente listado de oscuro y leves tonos castaño-ante a los lados. La gargante se aprecia de un blanco más luminoso, que se extiende hacia los lados del cuello y posteriormente asciende, rodeando las cobertoras auriculares. Estas últimas aparecen enmarcadas en su parte superior por una lista ocular oscura, encima de la cual se intuye una lista superciliar blancuzca de un tono semejante al de la garganta. Otros detalles que se obserban es un fino rayado oscuro en el píleo, el cual parece gris, pero se intuyen tonos pardo rojizos. El conjunto descrito nos hace pensar en una especie con un patrón cefálico destacado y llamativo, sin cresta apreciable, o en todo caso muy poco destacada. No obstante, el extremo del píleo apsarece apuntado y ciertamente sobresaliente, lo cual nos puede hacer sospechar en la presencia de una pequeña cresta (en este caso plegada). Si bien es verdad que la postura del ave no ayuda demasiado en la apreciación de dicho rasgo.

Tanto desgaste y abrasión hace que muchos rasgos diagnósticos ligados al diseño y patrón del plumaje queden relegados a un segundo plano. Sin embargo, hay algo que llama la atención en ese conjunto pardo grisáceo uniforme, y son las grandes cobertoras primarias negras, que contrastan de manera llamativa con el resto del ala.

Siempre es necesario atender a los detalles morfológicos y estructurales, ya que nos pueden aportar datos muy importantes para realizar una identificación precisa, y en un caso de estas característica es aún, si cabe, más importante. El ave de la foto tiene un aspecto rechoncho, la cola es relativamente corta y la cabeza proporcionalmente grande en relación al cuerpo. La proyección primaria es corta, aún así las terciarias distan de alcanzar la punta de las primarias. Finalmente vemos que tiene un pico fino y puntiagudo.

Una vez valorados todos estos detalles, se puede asegurar que se trata de un adulto de Totovía (Lullula arborea). El modelo facial contrastado, las cobertoras primarias negras y la cola corta, serían suficientes para descartar a las otras tres especies.